J. K. Rowling: Conexiones mágicas: Reflexiones espirituales sobre Harry Potter

Seattle, 27 de marzo de 2011. Nunca he sido buena en soportar pausas en medio de conversaciones, y muchas veces me encargo yo misma de llenarlas. A veces, es solo un extraño capricho de pensamiento que nunca tendría que haber sido expresado -punto final- y otras veces simplemente me olvido de tener en cuenta a los que me escuchan.
Escrito por .



El año pasado, mis amigos y yo, y algunos de sus familiares, pasamos un tiempo juntos después del concierto anual de Navidad de Bethel College, comiendo pastas y bebiendo té. Algunas de las otras chicas se fueron a preparar algo de comida, dejando a una madre y dos chicos en mi compañía. En una pausa excepcionalmente larga y un poco incómoda, le pedí a uno de los chicos que intentara adivinar lo que yo estaba leyendo. Solo me miraba con un suspiro, conociendo la respuesta, y me preguntó cuántas veces había leído la serie completa. Cuando dije nueve, los tres nos reímos, pero la madre de otro amigo me preguntó qué era lo que estaba leyendo.

Muchos cristianos se alzaron contra la popularidad, como si fueran los Beatles, de la magia de Harry Potter, y todavía sostienen que es maléfica, viendo la serie de libros como un manual de artes oscuras. Al menos, eso es lo que me dijo (aquella madre) cuando yo le conté que estaba leyendo Harry Potter y la piedra filosofal por décima vez. Sobre todo cuando, antes de darme su opinión, me preguntó por qué había leído la serie tantas veces y le dije que era muy parecido a leer la Biblia, en el sentido de poder leerla una y otra vez y sacar cada vez cosas nuevas de ella.

Efectivamente, Satanás había hecho un buen trabajo en mí. Eso fue mi primer encuentro de verdad con un cristiano anti Harry. Fue C. S. Lewis quien dijo que ′un cristiano, por determinadas razones, puede considerar conveniente renunciar a todo tipo de cosas: el matrimonio, la carne, la cerveza o el cine; pero el momento en que empieza a decir que esas cosas en sí son malas, o a mira con desdén a otras personas que no se privan de ellas, está yendo por el camino equivocado.′ (Las ‘virtudes cristianas’ en Cristianismo… ¡y nada más!). ¿Se aplica esto a Harry Potter? Un individuo puede creer que es mejor no leer ciertos libros, no importa cuál sea el tipo de libro, por diferentes motivos… Pero el momento en que empieza a mirar con desprecio a aquellos que pueden leer un libro sin que sufran consecuencias negativas, va por el camino equivocado. Son comunes los estudios que buscan arquetipos en la literatura, y una parte importante de ellos encuentran historias sobre Dios en obras actuales. Estas pueden servir como parábolas modernas -otros puntos de vista desde los que contemplar el Evangelio-.

J. K. Rowling no es una satanista, y la serie no es maléfica. De hecho, algunos temas favoritos del cristianismo tienen un lugar muy destacado en sus libros, entre ellos el crecimiento personal y el sacrificio. Si lo que estás buscando es un modelo a imitar, simple y sin complicaciones -en Harry- te llevarás una decepción. Harry no se parece en nada a uno de los Hardy Boys (hermanos adolescentes que hacen de detectives aficionados, como protagonistas de una clásica serie de aventuras, misterio e intriga en Estados Unidos) o a Tarzan. No es perfecto y está dañado. Es desobediente, obstinado, a veces embustero, y está lleno de rabia como consecuencia de la tragedia que ocurrió cuando era un bebé y que va en aumento según se va desarrollando la historia. No cabe duda de que es un pecador -un pecador típico- que necesita crecer y madurar. Hay cosas que le agobian, como a cualquier otra persona.

Yo soy imperfecta, estoy dañada, soy estúpidamente obstinada, a veces no del todo sincera, y tengo preocupaciones. Soy pecadora y necesito crecer y madurar. ¿Soy yo una satanista? ¿Acaso nunca podré servir de modelo a seguir? ¿Puedo identificarme con héroes de ficción sin defectos?

Una de las muchas cosas que me encantan de Harry es que tenemos tanto en común, y otra cosa es que Rowling desarrolla su personaje conforme avance la historia, de la misma manera en que nosotros nos desarrollamos al progresar en la vida. Y su crecimiento no es totalmente independiente. Lo mismo que cristianos crecen en su fe y llamamiento, con la guía firme de consejeros espirituales y de Dios, Harry no hubiera llegado tan lejos si no fuera por Remus Lupin, Sirius Black y Albus Dumbledore.

Cuando leí la muerte de Sirius en Harry Potter y la Orden del Fénix, y cómo reacciona Harry al principio -tirando cosas y gritando- me podía identificar con él. Sentía como si se estuviera desgarrando, rompiendo y hundiendo, por lo que sería mejor no sentir nada. ¿Cuántas veces había querido yo despotricar de esa manera contra Dios? Dumbledore se sentó y escuchó y mostró conmiseración y le consoló. Guió a Harry a través de su dolor igual que Dios nos guía en la vida. Harry nunca se había visto tan atrapado por su identidad o su destino que en aquella conversación. Pero también descubre que puede desenvolverse siendo quién es y que es capaz de superar sus problemas. Cuando está en su punto más bajo, encuentra esperanza. Estando roto, se vuelve más entero.

Si lees el tercer volumen de la serie, Harry vuelve al pasado, cuando tenía un año, y por vez primera se acuerda de la voz de su madre. La oye cómo era cuando se sacrificó, dejándose matar por Voldemort, para proteger al bebé que era Harry. Del mismo modo que el sacrificio de Cristo, el de su madre le da a Harry un tipo de protección durante sus luchas contra el mal -contra muchos de los ataques de magia negra de Voldemort-.

En la Orden del Fénix, Sirius Black viene corriendo para defender a Harry y le matan en la lucha. En el sexto libro, Dumbledore es sacrificado para un propósito más grande que no podemos entender completamente sin leer el resto de la historia -otro paralelo con el sacrificio de Cristo.

En esta vida, nunca llegaremos a comprender del todo el sacrificio de Jesucristo. Las analogías de sacrificio en la obra de J. K. Rowling nos pueden dar un indicio de lo que significa el sacrificio, ayudándonos a entender la naturaleza misteriosa de la muerte de Cristo. Quizá eso nos puede ayudar mejor a entenderlo.
Entrelíneas

LITERATURA J. K. Rowling Translated by Anna de Kraker. Escrito por Jos de Segovia el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 3850 visitas y 1 comentarios.Traducido y usado con permiso de Hollywood Jesus. Para leer este artículo y otros como este en su formato original, por favor, visita www.hollywoodjesus.com: Pop Culture From A Spiritual Point of View


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de Lupita

"Me encanto tu punto de vista!!!! es lo que siempre he pensado!!!!! y el desarrollo que se ve en harry a lo largo del libro es increible, me encanta que le gusta Cho y ′no sabe de que rayos hablarle′ se me hizo como un típico adolescente!!!! para mí harry es lo maximo, lo malo es que se me ha dificultado un poco conseguir los libros y voy x el 5o!!!! wiiiiiii"

 Añadir al comentario de Lupita 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!