Iron Maiden: Más allá del Vuelo 666

Barcelona, 23 de abril de 2011. La imagen que muestran de sí mismos en su último DVD, un documental comercializado con el título Flight 666, no deja lugar a dudas. Los miembros de Iron Maiden son disciplinados y trabajadores, hombres de negocios con presupuestos multimillonarios, dispuestos a dejar sus acomodadas formas de vida para recorrer el mundo interpretando un papel que conocen a la perfección -aunque no parezca haber ya en todo el viaje más que un vago recuerdo del riesgo e ilusión originales.
Escrito por .



Los músicos de Iron Maiden llevan 30 años interpretando espectáculos en sofisticados escenarios donde monstruos descomunales tratan de intimidar al público mientras el cantante corre de un lado para otro, agitado, relatando historias de terror que puedan ser creídas. Para bien y para mal debo reconocer que a mí, con 16 años, cuando no podía dejar de ver una y otra vez el Live After Death en el video comunitario del barrio, consiguieron hacérmelas creer.

Para que el miedo sea real ha de poder ser creíble. Yo estoy seguro de que cuando les veía en televisión sentía uno de los terrores más básicos que se repiten desde la antigüedad: ese que se produce frente a la posibilidad de que uno sea dominado por el mal, ya sea por medio de la locura, de la posesión o de cualquier otra fuerza que se escape a nuestro control.

Hoy, que doblo esa edad y los torpes movimientos de los monstruos me parecen irrisorios, me sorprende sin embargo que en realidad mi verdadero temor era también el de ellos: ¿podemos perder el control sobre el mal?.

El caldo de cultivo

El grupo Iron Maiden lo fundó su bajista y principal compositor Steve Harris en Londres en 1975 cuando la crítica anunciaba la inminente muerte del heavy metal. La New Wave of British Heavy Metal (NWOBHM), una nueva generación de grupos como Iron Maiden, recogió con dignidad el testigo que estaban dejando grupos como Black Sabbath, Deep Purple o Nazareth a principios de los 80.

Stephen Percy "Steve" Harris, nacido el 12 marzo de 1956, que es a día de hoy el único músico que se conserva de la primera formación, no ha dejado de imprimir en las canciones la huella de su afición a los libros y películas de terror, mitología, historia y ciencia ficción. Orgulloso de no haber escrito nunca canciones de amor afirma que el propio nombre del grupo lo tomó de un instrumento de tortura que vió en la película Man in the Iron Mask.

"Ahora sé que me equivoqué / Jugué con los asuntos místicos / y también con la magia durante demasiado tiempo / Siento como si estuviese pagándolo con esta pesadilla dentro de mi / El diablo se ha apoderado de mi alma / y ahora ya no quiere dejarme / De rodillas te lo pido, oh ayúdame por favor / De rodillas te lo pido, ayúdame por favor" -decía una de las primeras canciones del grupo, titulada "Prodigal Son". Cantada por un ya decadente primer cantante, dominado por las drogas, parecía una profecía sobre su propio destino.

Steve Harris no dudaba de que necesitaba un sustituto para ese primer cantante llamado Paul Di-Anno. Había conocido a Bruce Dickinson en alguna de las actuaciones que compartieron durante esos primeros años, así que le concedió una audición en septiembre de 1981. El invitado tuvo que cantar "Remember Tomorrow" e inmediatamente fue elogiado con un: "¡El trabajo es tuyo!". Bruce Dickinson no sólo era un prodigioso y experimentado vocalista sino que también compartía su afición por la literatura, el terror y la magia.

Paul Bruce Dickinson, nacido el 7 de agosto de 1958, había estudiado en una escuela católica local llamada Catholic Comprehensive School, cursaba Historia Antigua en el Queen Mary and Westfield College de la Universidad de Londres y había participado ese mismo año en la producción de la inquietante película de terror de John Cassavetes titulada Incubus. Todo ello explica que desde el primer disco que graban juntos, en sus canciones, no puedan ser más evidentes las referencias a Aleister Crowley, William Blake y, por supuesto, la Biblia.

Los 14 millones de copias vendidas de "The Number of the Beast" consiguen que Iron Maiden entre por primera vez al primer puesto en las listas de ventas inglesas y en las listas de los 10 más vendidos en muchos otros países de forma que se hace también posible una gira mundial por Japón, Australia, Canadá o Estados Unidos. Ese año millones de ojos estaban puestos sobre ellos. En Estados Unidos, como era previsible, grupos de cristianos aprovecharon sus conciertos para quemar públicamente algunas copias de los discos y Steve Harris tuvo que salir rápidamente a negar las acusaciones de satanismo.

La realidad de la controversia

Steve Harris afirmaba una y otra vez que la canción no tenía ninguna intención de hacer apología del satanismo. Como si eso fuese a arreglarlo, insistía en que había sido compuesta en base a una pesadilla que había tenido él mismo después de haber visto ′Damien: Omen II′, la película de terror que se distribuyó en castellano como La Profecía II. El single "The Number of the Beast" abría lo que en aquella época se conocía como cara B, daba título al disco completo y también sentido a la ilustración de la cubierta donde la mascota del grupo maneja al diablo como si fuese una marioneta. Aparentemente era como indicaba Steve Harris: una simple historia de miedo, donde Bruce Dickinson comienza como otras muchas historias de terror: "Había sido dejado sólo / Mi mente estaba entenebrecida / Necesitaba un rato para meditar / ¿Qué es lo que había visto? / ¿Podía creerlo? / ¿Había ocurrido realmente o era sólo fantasía?".

No obstante, justo antes de esa introducción, una voz en off profunda y lúgubre, hacía lectura de unos versículos del Apocalipsis relativos precisamente al Anticristo, a la Bestia y a su humano número que es el 666. Quizá Steve Harris no, pero Bruce Dickinson sabía en ese momento perfectamente la vinculación que unía ese texto bíblico a Aleister Crowley (1875-1947), el fundador del satanismo moderno que se denominaba a si mismo "la Bestia".

Un año después de aquella controversia Iron Maiden incluye en su siguiente disco, titulado "Piece of Mind", una nueva referencia a la Biblia con una doble lectura. Incluida en la cubierta del disco se podía leer el siguiente texto: "Y enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos / Y no habrá más Muerte / Ni dolor, ni llanto / Tampoco habrá más Cerebro / Pues las primeras cosas habrán pasado" (Revelations ch. xxi v. 1). Para un lector habitual de la Biblia era obvio que la palabra "pain" ("dolor") había sido cambiada por "brain" ("cerebro") dándole un sentido completamente distinto al texto bíblico.

Ante la desatada furia de los mismos grupos de cristianos el batería Nicko McBrain, ofendido en parte, trataba de defender a Iron Maiden alegando que la utilización del texto bíblico para acompañar la ilustración de la lobotomía de su monstruo mascota Eddie en la cubierta debía en realidad complacerles: "A las únicas personas a las que no les gustaban las "Revelaciones" de Bruce, eran aquellas a las que supuestamente tendrían que haberles gustado, los grupos religiosos neo-fundamentalistas en América que todavía acusan a Iron Maiden de satanistas". Nicko McBrain añadía además que fue la reacción de estos grupos lo que les llevó finalmente a grabar entre las canciones "The Trooper" y "Still Life" unas bromas que sólo podían entenderse si los discos eran reproducidos al revés.

A pesar de las negaciones de Nicko la prensa musical sí era consciente de que, entre las diferentes lecturas que podía tener el cambio de esa palabra en el texto bíblico, estaba incluida una posible crítica al cristianismo. Aleister Crowley creía que concentrando toda la energía en su propio cerebro el hombre podía cambiar la realidad y acusaba a las religiones de promover la pasividad. "Bruce Dickinson" -añadía un periodista- "escribió "Revelations" en referencia a esta teoría. Más allá del significado bíblico, hay un principio bajo el que el hombre se puede revelar a si mismo. Hay aquí por tanto un juego de palabras ya que hay una teoría cristiana en el otro extremo".

El primer verso de esta canción está extraído de un himnario escrito por el famoso novelista católico G. K. Chesterton (1874-1936): "The swords of scorn divide / Take not thy thunder from us / But take away our pride". Bruce Dickinson había aprendido este texto de memoria en la escuela y todavía en ese momento era capaz de ver cierta visión extraordinaria que lo hacía, muchas décadas después, tremendamente actual: "Hay mucho dinero en nuestra sociedad" -explicaba Bruce Dickinson- "pero en realidad cuanto más dinero tienes más difícil es que seas realmente feliz". En realidad, Bruce Dickinson, vuelve a reinterpretar el texto original y donde Chesterton escribía una oración a Dios con las palabras de "Llévate nuestro orgullo", Bruce Dickinson lee la teoría mística del universo que considera que la salvación se produce cuando uno se deshace de si mismo para unirse a los demás.

Steve Harris, mucho menos habituado a la lectura y re interpretación de la Biblia que Bruce Dickinson, se ha confesado como agnóstico. Su preocupación por la muerte es intensa y cuando fue preguntado por el bien y el mal dijo: "Es algo que está ahí, cada día en tu vida y probablemente el cinco por ciento de mis canciones tratan ese tema. Es un conflicto en la vida de todas las personas. Para mi Dios, representa el bien y el diablo representa el mal y siempre es lo mismo. La gente está en ambos lados. No soy una persona religiosa pero creo que el bien y el mal está en todos lados. Y yo prefiero estar en el lado del bien".

Las crecientes diferencias entre Steve Harris y Bruce Dickinson, manifiestas de una manera más explícita y evidente cuando ambos competían por la parte más destacada del escenario, terminaron en 1993 con la baja de Bruce Dickinson en Iron Maiden. Hasta su nueva incorporación en 2000 ambos desarrollaron sus carreras artísticas haciendo sus particulares y previsibles énfasis.

Menos previsible era que en 1999 Nicko McBrain, que había interpretado el papel de diablo en el video clip de "The Number of the Beast" y había disfrutado grabándose borracho para molestar a los grupos fundamentalistas en Estados Unidos, fuese bautizado en una iglesia evangélica norteamericana. Nicko continua asistiendo a día de hoy a esa iglesia.

La confusión de la realidad

Parece una macabra coincidencia que precisamente en 1983, cuando Bono de U2 era aplaudido al hacer ondear una enorme bandera blanca en el escenario, otro buen número de jóvenes prefiriese la contemplación de un monstruo levantando una bandera de Inglaterra sobre un campo cubierto de cadáveres.

Las historias de terror nos atraen, o nos espantan, pero no nos dejan indiferentes porque en ellas a menudo, se apela a algo profundamente real en nosotros: el mal. Podemos decir con certeza que conocemos el mal pero ¿podemos decir lo mismo del bien? Dios mismo advierte en la Biblia que nuestras mejores obras son en el fondo como trapos de inmundicia. Hay por eso cierta empatía en el hombre por el terror y por el mal. El político y militar protestante Edmund Burke (1729-1797) sostiene esa teoría en su ensayo sobre lo sublime: "A Philosophical Enquiry into the Origin of our Ideas of the Sublime and Beautiful" (1757). Pero ¿no es eso, en parte, lo que también el propio Aleister Crowley sostiene, cuando dice que el mal que hace el hombre, lo hace por su propia naturaleza?. "El mal que los hombres hacen vive para siempre" -repite una y otra vez Bruce Dikinson en "The evil that men do"-.

Bruce Dickinson da la impresión de ser una de esas pocas personas capaces de conseguir todo lo que se proponen: profesor de historia, miembro activo del partido conservador, jugador olímpico de esgrima, piloto comandante de aviones Boeing 747,… En el documental que dirige para Iron Maiden, titulado Flight 666, demuestra que todavía le queda tiempo para firmar fotos a sus fans. Debe pensar que, después de todo, su vida misma es una confirmación de que Aleister Crowley no estaba tan equivocado sobre la utilidad de controlar la energía en el cerebro. "Sólo los hombres buenos mueren jóvenes" -canta una y otra vez al cerrar el disco "Seventh Son of the Seventh Son"-.

"¿Puedo jugar con la locura?" -pregunta en uno de los singles de más éxito de Iron Maiden. O, dicho de otra forma, ¿podemos perder el control sobre el mal?. El apóstol Pablo afirma que las personas no podemos vencer al mal, ni siquiera el que procede de nosotros mismos. Esas son las malas noticias que todos a lo largo de los tiempos hemos temido afrontar. Por eso, cuando Jesús enseña a sus discípulos a orar, les pide que digan: "Líbranos del mal". Por eso el salmista, cuando anda por valles de sombra de muerte, no teme mal alguno: "Porque él está conmigo". Podemos confiar en que él sí vencerá el mal que hay en nosotros, precisamente porque él parte de que somos pecadores. Cristo, a diferencia de todas las personas que nos han querido mucho, con un amor romántico que sin duda nos parecía al principio único en el universo, parte precisamente del lado opuesto: entendiendo que no tenemos atractivo natural.

Cuando en aquel oscuro Jardín de Getsemaní Jesús entendía que se aproximaba su muerte y que sus discípulos le traicionarían dejándole solo en el Monte de la Calavera, en medio de un terrible pesar, les dedicó sin embargo unas alentadoras palabras de ánimo: "En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo′ (Jn.16,33).

MÚSICA Iron Maiden Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 12121 visitas y 2 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de Ramiro Lopez

"Un excelente comentario, creo que ha tratado de explicar la universal batalla entre el bien y el mal, la música que Iron Maiden crea es filosófica y analítica, que añadida al ritmo de Heavy Metal crea un desahogo social que muchos necesitan. "

 Añadir al comentario de Ramiro Lopez 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



Comentario de Sergio Escobar

" Vanos esfuerzos humanos por comprender lo sublime,sutiles tormentos,ingeniosas disputas.Yo solo creo en el Padre,el Hijo y el Espiritu santo,todo lo demas es basura."

 Añadir al comentario de Sergio Escobar 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!