House, MD: HOUSE, MD

Barcelona, 1 de diciembre de 2007. Cuando Hugh Laurie recogió el Globo de Oro de 2005 al mejor actor de serie dramática, en España todavía no habíamos visto ningún capítulo de esta exitosa serie, estrenada medio año antes en Estados Unidos, y también galardonada con un Emmy al mejor guión (por el capítulo titulado Tres historias), entre otras cuatro nominaciones, más una mención del American Film Institute como una de las diez mejores series del 2005. Premios aparte, desde el estreno en la Fox en otoño de 2004, ha conseguido reunir cada semana a 18 millones de americanos frente al televisor, y aproximadamente un 10 % de esa cantidad en España. Acaba de estrenarse la tercera temporada, que cuenta como productor al prestigioso Bryan Singer (director de la inteligentísima película Sospechosos Habituales, y la trilogía de X-Men), y se le augura una larga vida.
Escrito por .



Precisamente de alargar la vida trata esta excepcional serie sobre un moderno Sherlock Holmes, convertido en un doctor especialista en enfermedades infecciosas, que padece una cojera - que elige tener -, arisco con los pacientes - porque cree más en las enfermedades -, y adicto además a la vicodina - Holmes también era adicto a la cocaína - que receta y a las series de hospitales, y con una honestidad hiriente y jugosa - por no decir brutal. Le encanta la música, las motos - como el actor que le encarna -, y chinchar al personal. Pero todo esto no es suficiente para definir ni al personaje, ni a la serie. Porque, de hecho, si consiguiéramos explicar su atractivo y calidad, la serie acabaría.

La serie va de algo más que de una reflexión sobre la honestidad, o sobre algunos dilemas éticos. Hay más bajo esa superficie que es el guión con casos fascinantes sin resolver, y un 60% de palabras médicas que no entenderemos jamás. Podemos decir que es la intensidad de las otras historias, y los inteligentísimos diálogos, y los chistes amargos de Gregory House - ejemplo: ′una enfermedad que ataca al cerebro, al corazón y a los testículos… ¿no será un poema de Byron?′. No sabemos qué tiene, pero los bastonazos de honestidad, con ese bastón subastado en Ebay por 8.300 dólares, nos despiertan a una realidad en la que necesariamente tenemos que avanzar, con todas las consecuencias que puedan aparecer. Si además aderezamos la serie con las mil pinceladas que nos remiten al personaje de Arthur Connan Doyle, tenemos un éxito consistente, sólido… un bastón genial en el que apoyarnos; una de esas pinceladas: en el piloto hay un personaje crucial que se apellida Adler, como en una de las novelas del detective; otra está en el amigo de House, James Wilson (¿no se parece a John Watson?).

House es ′una herida abierta′, apunta Laurie, que rompe también varios esquemas de lo que consideramos como un actor: Laurie empezó estudiando medicina, y acabó licenciándose en antropología. Tuvo cierto éxito en Inglaterra, su país de origen. Ha escrito una novela, The gun seller, que recomendamos aquí, y va camino de la segunda. Está casado - felizmente - y tiene tres hijos. El actor no es por lo tanto el personaje irónicamente atormentado y febril que vemos los martes por la noche. El actor sí se pondría en las manos de un doctor como House, y según declaraciones suyas, ha aprendido mucho de ese personaje. ′Ahora soy totalmente consciente de que cualquier cosa que hagas tiene un riesgo - dice -. Aunque hayas estado ingresado en el mejor hospital del mundo, atendido por el mejor doctor que existe, al salir del hospital te puede atropellar un autobús. Y claro, si estás todo el tiempo pensando en lo que te puede pasar, acabarás optando por no salir a la calle. Así es la vida, y deberíamos ser conscientes de ello, no vivir asustados.′

Pero el caso es siempre hay quien teme a la vida, incluso siendo consciente de que por mucho que podamos empeñarnos, la vida no es algo que podamos controlar. Afortunadamente. No está en nuestras manos. Se nos escapa, y eso es realmente lo que da miedo. Por eso es posible que House siempre se mantenga al límite de sus sentencias. Por eso a veces es tan cruel, porque cree dolorosamente en lo que hace y no lo esconde. Crea admiración y repulsión a su alrededor mientras lanza la verdad al aire. Cree antes a la sintomatología que a los pacientes, y esa revolución nos hace verle más despiadado de lo que en el fondo es.

Es interesante lo que la serie nos trata de enseñar en cuanto a la verdad. Quizá por vez primera, se nos dice que la verdad puede doler y matarnos, sobre todo si no estamos dispuestos a reconocerla, si no somos capaces de confesar lo más íntimo. Si tratamos de engañar, esa verdad se vuelve contra nosotros. No hay reflexiones vacías y simples sobre el sufrimiento; todo es muy clínico, muy calculado… y sin estar exentos de sensibilidad. En este sentido, es muy revelador otra cosa que Hugh Laurie ha aprendido de su personaje: ′Creo que [House] está más interesado en la verdad que en el reconocimiento de la gente. Y la verdad es lo que salva vidas en último término. La verdad científica y la verdad moral es lo importante, en la vida y en la muerte. Y creo que sabe que eso es lo más importante que puede dar a sus pacientes. Y todo lo demás, la educación, la amabilidad y esas cosas, son secundarias a la verdad.′

LA VERDAD ES LO QUE SALVA VIDAS. Cuando Jesús de Nazaret se encuentra frente a Pilato, le dice ′Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz′ (Juan 18:37). Hoy nos corresponde dejar de escuchar otras voces que quieren ocultar la verdad, que quieren tapar con palabras bonitas lo verdadero, y a veces incluso sin pretenderlo, acaban dando a esa verdad un sentido distinto al que debe llevar. Y la Verdad es Cristo, cuyo deseo es salvar vidas. Los cristianos, un poco como Gregory House, han de provocar miradas feroces en su entorno; porque no debe haber contemplaciones en cuanto a lo que es la Verdad, en la que creen, y sobre la que cimientan su realidad. Espero que hoy puedas dejar de escuchar explicaciones agradables sólo en su apariencia, y que quieras confesar lo más íntimo de tu corazón al Dios Verdadero, el Único que puede salvar tu vida permanentemente y sin necesidad de apoyarte en bastones inestables.
Entrelíneas

TELEVISIÓN House, MD Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 2674 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!