Eugène Ionesco: El rey se muere

Madrid, 3 de mayo de 2005. Una de las expresiones que más usamos en estos días es no tengo tiempo, especialmente cuando se trata de algo especialmente desagradable y molesto. Pero en este mundo lleno de incertidumbres hay una cita ineludible a la que todos debemos enfrentarnos con total seguridad. De esto habla El rey se muere, la obra de Ionesco que se representa esta temporada en el Teatro de la Abadía de Madrid. Según su director José Luis Gómez, se trata de ′una de las metáforas dramáticas más profundas e implacables sobre la muerte que ha producido el teatro′. Nos recuerda que igual que vinimos a este mundo, así también lo hemos de dejar. Y para eso ¿quién está preparado?
Escrito por .



Después de una noche de juerga, el fatuo rey Berenguer I (Francesc Orella) aparece en casulla, báculo y pantuflas. Los sonidos de la fiesta que oímos al entrar en la sala desaparecen, y el monarca de una corte que se creía atemporal, recibe la noticia de que va a morir. Asiste así a los últimos momentos de su vida junto a su primera esposa, Margarita (Susi Sánchez), vestida color de fresa, mientras su segunda esposa, la reina María (Elisabet Gelabert) aparece ante él toda de luto. Ella sin embargo es optimista y decidida, haciendo de guía con el médico del futuro difunto, mientras que su otra esposa intenta suavizar su agonía, junto a la enfermera Julieta y un alabardero.

El rey muere es el relato es la crónica de una muerte anunciada. Todos lo saben, pero él no quiere creerlo. Piensa que es una pesadilla y duda que ese momento esté cerca, por lo que no deja de dar ordenes con la soberbia de aquel que piensa que está al control de todo. Orella, que ha sido elegido mejor actor español en los últimos Premios MAX del año pasado, presenta al protagonista con una terrible angustia por continuar su existencia. A lo largo de la obra su personaje pasa de la rebeldía a la aceptación, y de la inquietud a la impotencia, mientras se prepara para una batalla perdida, ya que su muerte está escrita al final de la obra, por lo que no queda más que un ′tremendo dolor por la propia desaparición′.

Eugène Ionesco nació en la localidad rumana de Slatina en 1912. Antiguo fascista exiliado en Francia, intenta sobrevivir como poeta surrealista, hasta dedicarse al teatro. Autor marginal, representa sus obras en pequeñas salas del barrio latino, hasta que en los años cincuenta se da a conocer como uno de los principales escritores del teatro del absurdo, al lado de dramaturgos como Samuel Beckett o FernandoArrabal. Ionesco ha sido un autor poco representado en nuestro país, probablemente porque sus textos exigen actores capaces de lidiar con largos y complejos parlamentos. José Luis Gómez hizo Las sillas en 1997, pero había entrado hace ya cuarenta años en el Instituto de Arte Dramático de Westfalia en Alemania con el monólogo final de El rinoceronte como prueba de acceso.

Ionesco escribió más de treínta obras hasta su muerte en París en 1994. Ingresó como miembro de la Academia francesa por esta obra de 1962, que ahora se representa en Madrid. El rey se muere es para el director José Luis Gómez, el espectáculo de mayor complejidad técnica que ha abordado La Abadía. Esta obra ha sido puesta en escena por maestros como Bergman o Welles, pero en España la montó ya José Luis Alonso en el Maria Guerrero de Madrid en 1964, con la escenografía de Francisco Nieva y la interpretación de José Bódalo. Alonso la vió como ′una obra teológica′, pero para Gómez,′lo teológico por definición habla de Dios, e Ionesco pensaba que Dios es innombrable y la realidad divina inasible′. Por lo que para él esta obra ′habla de la naturaleza humana de una manera desveladora′. Berenguer es un nombre que el autor da a otros protagonistas de sus obras, por lo que sería en realidad cualquier persona. El crítico de El País, Eduardo Haro Tecglen, la sigue viendo sin embargo como una representación de ′la muerte de Dios′. Para él, aquí ′el Omnipotente, el Absoluto, ve morir su creación, deshacerse su reino y los campos, los hombres′. No hay que olvidar que Ionesco tenía un enorme interés por la religión, que compartía con algunos de sus amigos y compatriotas en el exilio, como Cioran y Eliade.

En la obra original, el rey muerto se queda en su trono, desapareciendo poco a poco, y con él, las paredes, las puertas, todo lo material zozobra ante la bruma de una luz gris, que podría ser la nada. Es ′el último examen′, para el cual ′nadie repite curso′, en un mundo que padece de su misma agonía. El rey se muere es en ese sentido una alegoría sobre la soledad del ser humano enfrentado a este último trance. ¿Es la muerte entonces el fin para Ionesco?. Según José Luis Gómez, ′el texto apunta hacia otro horizonte después de la muerte′, aunque éste queda vago e impreciso. Dios ha manifestado sin embargo su gracia por la aparición de Jesucristo como el Salvador que va a quitar la muerte y sacar a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio (2 Timoteo 1:10).

¿Cuál es ese evangelio? Que Dios nos llama, no conforme a nuestras obras, sino según su propósito de gracia (v. 9). Prepararse para la muerte no es por lo tanto un ejercicio de mórbida introspección, sino el descubrimiento de que Dios no nos trata tal y como merecemos, sino que ha querido mostrarnos su amor, dándonos a su Hijo cuando estábamos muertos y sin esperanza en este mundo. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo nos puede hacer así ′renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos′ (1 Pedro 1:3). El viejo sueño del hombre puede así ser hecho realidad por el nuevo nacimiento que Dios da a todo aquel que en Jesucristo encuentra la vida. Porque todo aquel que en él cree tiene vida eterna (Juan 3:16).
Entrelíneas

TEATRO Eugène Ionesco Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 15391 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!