El discurso del rey: La fuerza de la fragilidad

Madrid, 6 de junio de 2015. Magui Mira lleva al Teatro Español de Madrid, la obra de David Seidler, El discurso del rey. Aunque trata un tema tan inglés como la corona británica, la historia ganadora de cuatro oscars -incluido el de mejor película-, es un relato íntimo que va más allá de los tópicos de superación personal. Nos presenta la angustia de un Jorge VI, abocado a la corona, como de rebote. En su vulnerabilidad, descubrimos el poder de la debilidad.
Escrito por .



Si es difícil hablar tartamudeando, podemos imaginar lo que esto supondría a un monarca que tenía que dirigirse por radio a todo el imperio británico, para declarar la guerra a Alemania en 1939. En momentos así, los oyentes esperaban un mensaje firme, claro y decidido, no tartamudeos, entre torturados silencios.

Este era un hombre además, que no quería ser rey. Tras la muerte de su padre -el autoritario Jorge V-, el trono pasa a su hermano Eduardo VIII, que renuncia a él, ′para casarse con la mujer que quiere′ -la norteamericana Wallis Simpson-, que se había divorciado dos veces y tenía una mala reputación.

La responsabilidad a la que el nuevo rey se enfrenta, con toda su incapacidad y vergüenza, es oponerse nada menos que a Hitler. El reticente y tartamudo monarca es contrastado así, con la elocuencia apasionada del Führer. La obra no entra en la admiración de su hermano por el nazismo -apoyado incluso por Churchill-, sino que se limita a su conflicto personal.

UN RELATO PROFUNDAMENTE HUMANO

A partir de La reina de Stephen Frears (2006), el cine británico ha intentado humanizar la realeza con escenas que muestran la monarquía en una privacidad hasta ahora desconocida. El director de teatro y televisión Tom Hooper -autor de varias series históricas, entre ellas una dedicada a Isabel I (2005)- llevó a la pantalla la obra de Seidler sobre su experiencia con la tartamudez de niño, en la Inglaterra de la segunda guerra mundial, proyectada en el personaje histórico de Jorge VI -padre de la actual reina Isabel II-.

La sobria puesta en escena de El discurso del rey se basa en este extraordinario guión y unos excelentes actores. El papel del atormentado Colin Firth -interpretado ahora, por Adrián Lastra- transmite convincentemente el inmenso esfuerzo que le produce articular una frase seguida. El reconfortante Geoffrey Rush es ahora, Roberto Alvárez, que muestra la generosidad y el atrevimiento de este logopeda y actor frustrado, que compensaba su falta de titulación con su descaro australiano, en su vocación de terapeuta sensible a los estados de ánimo.

Junto al monarca está su fiel esposa, interpretada en el cine por una sorprendente Helena Bonham Carter, que puede ser inmisericorde -como en las películas de Harry Potter-, pero que aquí aparecía llena de tacto y amor a su marido, como la futura reina madre. Fue ella, la que autorizó hacer la película, después de su muerte en el año 2002, cuando tenía ya 101 años. Esta valiente reina fue considerada una vez por Hitler como la mujer más peligrosa que vivía entonces. Detrás de esa dama de hierro de la batalla de Inglaterra, está sin embargo la sensibilidad de una esposa, que cuida de sus dos hijas, ayudando a su marido a enfrentarse a sus miedos e inseguridades.

LA TRAGEDIA DEL REY TARTAMUDO

La magistral obra de Seidler se extiende entre dos discursos. El primero es un verdadero desastre. El entonces duque de York sufre una experiencia humillante, cuando en 1925 tiene que cerrar los actos de una exposición internacional, por la enfermedad de su padre, con un mensaje radiado para todo el Imperio, desde el estadio londinense de Wembley. Un Bertie sudoroso y aterrorizado tartamudea ante los semblantes abatidos de los espectadores, que bajan la cabeza y apartan la mirada ante su angustioso silencio.

Su personaje encarna poderosamente la frustración de este hombre atormentado por sus propios demonios. Después de probar técnicas tan absurdas como colocarse un puñado de canicas en la boca -aunque se remonten al propio Demóstenes-, descubre la extravagante terapia del australiano Logue, que saca a la luz las evidentes marcas de unas heridas emocionales, que le impiden expresarse en público. Al principio desiste, porque no quiere hablar de asuntos personales, pero luego se da cuenta de que su problema no es físico, cuando oye su voz, grabada en un disco mientras escucha música a todo volumen con unos auriculares.

Esta es la historia también de una amistad improbable. La película narra sus constantes encuentros y desencuentros, mientras crece el vínculo que les une, al conocerse y entenderse el uno a otro, a lo largo del tiempo. El dolor y el resentimiento se muestran abiertamente, mientras que la admiración y la gratitud son raramente confesadas, de acuerdo a la tradicional flema británica. Uno quiere escapar de la atención de los demás, mientras que el otro, en el fondo desea ser reconocido. Así que fácilmente se hieren el uno al otro.

PODER EN LA DEBILIDAD

El personaje de Bertie es contrastado en esta película no sólo con Logue, sino también con su hermano Eduardo, que prefiere su felicidad a la responsabilidad que le da el deber de su posición. Y finalmente, sobre todo con Hitler. Bertie está viendo con su esposa y sus hijas, un noticiario cinematográfico sobre una de las concentraciones nazis en Nuremberg. El carisma del líder es contrastado aquí con la humildad del monarca británico. Las apariencias engañan…

′Dios eligió a los que desde el punto de vista humano son débiles, despreciables y de poca importancia, para que los que se creen importantes se den cuenta de que en realidad no lo son′ (1 Corintios 1:27).

En su discurso final, el rey cita un poema que no aparece en la película: ′Yo dije al hombre que estaba a la puerta del nuevo año: Dame luz y podre adentrarme con seguridad en lo desconocido; y él contestó: Entra en la oscuridad y pon tu mano en la mano de Dios. Eso será mejor que una luz, y más seguro que el camino conocido. Porque el poder de Dios es mayor que nuestra debilidad. Él nos guía en medio de la oscuridad y nos guarda de todo mal.

Entrelíneas

CINE El discurso del rey Escrito por el () y actualizado por última vez el 2015-06-6. Hasta el día de hoy esta página ha tenido 5484 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!