Coraline: Los mundos de Coraline

Barcelona, 23 de octubre de 2011. Coraline era originalmente el cuento que Neil Gaiman quería escribirle a su primera hija Holly. Diez años después de haber tenido la idea, la retorcida mente de este autor judío había engendrado una historia tan siniestra que pocos niños pueden acercarse a ella. "Demasiado terrorífica para los niños" -le advirtieron su agente y su editor. Los adultos, sin embargo, han podido encontrar en esta historia llevada a las librerías, al cine y al teatro una deliciosa reflexión sobre el peligro que supondría que se cumpliesen todos nuestros deseos.
Escrito por .



Neil Richard Gaiman nació en Inglaterra el 10 de noviembre de 1960. Su tatarabuelo había llegado desde Amberes, poco antes de que los alemanes ocuparan Bélgica y Francia durante la Primera Guerra Mundial. Poco después del nacimiento de Neil, sus padres comenzaron unos estudios de Cienciología que aportarían a la familia un nuevo estigma. A día de hoy su padre posee un cargo de responsabilidad en esta institución y todas sus hermanas y esposas parecen haber tenido una estrecha vinculación con la Cienciología a pesar de que él insiste en que su relación con este culto se acaba ahí.

Neil destacó ya desde los 4 años por sus ávidas lecturas de autores como C.S. Lewis, J.R.R.Tolkien o Lewis Carroll. Durante la adolescencia se acercó al mundo del cómic y se interesó especialmente por el trabajo de Alan Moore, de quien se considera amigo y discípulo desde hace más de 25 años. Entre enero de 1989 y marzo de 1996 Neil Gaiman escribió una de las obras más respetadas del sector, la serie de cómics Sandman.

Su bibliografía para Marvel, DC Comic y otras editoriales es incontable. Su selección de temas, así como el hecho de que por sus obras se paseen con libertad G.K. Chesterton o William Shakespeare, le ha permitido adquirir cierta aura de pensador que ha sabido aprovechar bien.

Con el paso de los años Neil Gaiman ha tratado de abrirse camino también en la literatura, la televisión y el cine. Según él no es casualidad que Terry Gilliam o Federico Fellini empezaran haciendo cómics: ′Podría decirse que el cine y el cómic es lo que está más cerca de los sueños′ -afirma él. ′Encontrar al director adecuado para Coraline era el reto′.

La novela llevada al cine

Neil Gaiman mandó el manuscrito recién acabado a Heny Selick y éste se lo compró inmediatamente. Henry Selick era conocido especialmente por haber dirigido la producción de Tim Burton titulada Nightmare Before Christmas ó Pesadilla antes de Navidad. Esa famosa película de animación había establecido un antes y un después en la estética de una o dos generaciones de adolescentes.

En la película, Coraline, la niña protagonista, no tiene más vinculación con el mundo que la que tiene con sus ocupados padres. Ellos, por su parte, aprovechan todas las llamadas de atención de su hija para enseñarle a ser autosuficiente. Da la impresión de que su presencia es más una carga y hasta su propio nombre parece una confusión con Caroline. Sin amigos, sin hermanos, sin raíces,… se percibe que es sólo cuestión de tiempo que la pequeña Coraline empiece a desear una realidad mejor.

Un gato negro y una semioculta puertecita en una de las vacías habitaciones de la nueva casa a la que se acaban de mudar, explícitos guiños a C.S. Lewis y Lewis Carroll, le permitirán el acceso a un nuevo mundo donde, a pesar de imperar una atmósfera siniestra, sus deseos parecen ser órdenes.

En esta otra realidad hay réplicas aparentemente mejoradas de sus padres, que funcionan exactamente como ella desea que funcionen. Sus otros padres llevan botones en lugar de ojos y responden positivamente a todas sus llamadas de atención pero pronto descubrirá que hay en este engaño un alto precio que deberá pagar.

′Cuidado con lo que deseas′ -dice el cartel de la película. ′Lo que yo quería decir -declaraba Neil Gaiman- es que hay gente que te ama que quizás no te presta toda la atención que te gustaría, y gente que te presta toda la atención que en realidad no tiene las mejores intenciones′.

Abandonados a nuestros propios deseos

En las entrevistas, Neil Gaiman declaraba que en el fondo se trata de una lección de autosuperación: ′Coraline es alguien en lucha contra las cosas malas. Es lo que se le dice a los niños para que sean valientes, listos y puedan ganar′.

Este autor había escrito una historia titulada The Last Temptation con una moraleja muy similar a la de Coraline para un disco de Alice Cooper. En ese cómic publicado también por Marvel en 1994 unos adolescentes son invitados a un atractivo y siniestro espectáculo que oculta el alto precio que tendrán que pagar después. No en vano en los espectáculos de este inteligente músico de rock apodado Alice Cooper, el villano paga siempre sus deudas en la guillotina.

La idea de que es siempre el infractor de la ley el que tiene que pagar, estaba ya explícita en las leyes de civilizaciones ancestrales como la babilónica o la judía, así es que cuando Jesús relataba la parábola del Hijo Pródigo establecía una notable diferencia con respecto al pasado. En esa historia, es el padre del infractor el que paga las deudas.

En la parábola, un hijo, insatisfecho con la relación que mantenía con su padre, termina la relación con él pidiéndole su parte de la herencia y abandonando la casa para siempre. El joven gasta todo el dinero en prostitutas y otras diversiones de forma que finalmente se ve obligado a pedir un trabajo terriblemente infravalorado.

′Y deseaba -dice literalmente el texto original- llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado′ (Lucas 15, 11-24).

A lo largo de la Biblia se repite una y otra vez: es la idea de que no puede pasarnos nada más terrible que ser abandonados a nuestros propios deseos. Y es que no siempre es posible pagar por nuestras deudas. Dios muestra su amor pagando en una cruz por el pecado que sus hijos no pueden pagar, como también el padre en la parábola pagaba el dinero que el hijo malgastaba. Más aún, y esto es lo que lo hace más diferenciador y conmovedor: Dios muestra su amor cuidando también de que cuando sus hijos aceptan su error y comprenden la necesidad de volver a él, sus brazos estén abiertos y en su casa, la música, el baile y la fiesta ya estén empezando.

CINE Coraline Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 11882 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!