Batman v Superman: En busca de la justicia

Sevilla, 31 de marzo de 2016. La Semana Santa es una época prolífica para las películas religiosas. Es habitual ver en la televisión films como Ben-Hur (1959) o Los Diez Mandamientos (1956), mientras que los cines aprovechan para estrenar producciones religiosas como Resucitado (2016), la cual cuenta la historia de un soldado romano a quien encargan investigar la muerte de Jesús. Sin embargo, este año la película religiosa más importante de la Semana Santa no ha sido otra que Batman v Superman: El amanecer de la justicia, pues aunque el film narre en apariencia solamente un encuentro entre superhéroes, es conocido que la figura de Superman está basada en Jesús, y de ello encontramos muestras durante toda la cinta.
Escrito por .



Batman v Superman′ no oculta esta influencia: desde la pose de Superman cuando se les aparece a personajes como Lois Lane o a los ciudadanos de Metrópolis, como si de una epifanía se tratase, hasta frases como "No eres Dios" que Bruce Wayne le dice a Superman en un momento del film, pasando por una aparición del famoso himno "Sublime Gracia" y otros detalles que, al pertenecer al desenlace de la película, no es buena idea señalarlos aquí, pero que el espectador reconocerá rápidamente.

Como el título indica, Superman no se encuentra solo en el film: Batman se une a la pantalla. Un hombre atormentado por la presencia del mal en su vida debido a la muerte de sus padres y debido a la corrupción de la ciudadanía de Gotham. ¿Qué superhéroe pudo haberlo librado de su desgracia? ¿Dónde estaba Superman cuando aquel ladrón asesinó a sus bondadosos padres? ¿Por qué no había nadie que hiciese algo? Bruce Wayne, en cierto modo, nos representa a todos cuando el mal aparece en nuestras vidas y sólo podemos mirar al cielo y clamar un doloroso ′¿por qué?′.

EL PODER DE LA INJUSTICIA

Ben Affleck, el elegido esta vez para interpretar a Batman, expresa toda la rabia de este rico atormentado siguiendo la estela dejada por Christopher Bale en las anteriores encarnaciones de Bruce Wayne, quien se empeñó en ver en Batman a un personaje oscuro y tenebroso, a pesar de que hace pocos días admitió en unas declaraciones que su idea era haber presentado en la trilogía dirigida por Christopher Nolan un personaje aún mucho más oscuro y atormentado. En esta época todos los superhéroes intentan ser serios en la pantalla, huyendo de las caracterizaciones más coloridas y sencillas que quedaron grabadas en nuestras retinas infantiles con las diferentes series de televisión de Batman, siendo la más famosa la interpretada por Adam West en los 60 (repetida hasta la saciedad en televisión) o las antiguas películas de Superman interpretadas por Christopher Reeve.

El final de esta serie de películas de Superman, las más conocidas, sufrió un espantoso revés con ′Superman IV: En busca de la paz′ (1987), producida por Menahem Golan y Yoram Globus, una pareja de primos judíos que bajo el paraguas de su productora Cannon Films se dedicaban a realizar anualmente decenas de películas de bajo y medio presupuesto. ′Masters del universo′, ′Las minas del Rey Salomón′ o la segunda parte de ′La Matanza de Texas′ son muestra del tipo de trabajos a los que se dedicaban en Cannon Films: sus películas eran simples excusas para ganar dinero rápidamente, y con la cuarta parte de Superman no hicieron ninguna excepción. En Superman IV el personaje interpretado por Christopher Reeve intentaba salvar al mundo de un modo peculiar: se hacía con todas las armas del mundo para lanzarlas al espacio en un intento de salvar la raza humana de la amenaza nuclear y así instaurar la paz en la Tierra. La cinta, con diálogos ridículos y una puesta en escena que no estaba a la altura de las tres entregas anteriores, fue todo un fracaso de taquilla y crítica… y aunque tuvieron que pasar muchos años hasta la siguiente película protagonizada por Superman en 2006, la figura del superhéroe no ha dejado de estar presente en el cine.

El superhéroe es ese personaje que viene a traer equilibrio entre el bien y el mal y que busca librar a las personas de la injusticia, caracterizada por el villano (Lex Luthor en el caso de ′Batman vs Superman′). Pero no es algo que esté presente solamente en los superhéroes de DC: la última hornada de películas sobre superhéroes capitaneada por Marvel funciona del mismo modo. Tanto Los Vengadores, como Capitán América, Thor o Iron Man representan la necesidad de un pueblo que busca ser salvado. Esta necesidad de justicia y liberación está más presente que nunca en la figura de Superman y en ′Batman vs Superman′ cuando el pueblo duda de su salvador, como dudaron de Jesús, hasta tal punto que se cuestionan si realmente está con ellos o contra ellos. La injusticia y la necesidad de eliminar el mal de nuestras vidas es el motor de la película: cuando la policía no puede llevar a cabo su papel, el único redentor posible es Superman. E incluso Batman, que en un momento de la película duda de si el mal se encuentra encarnado en Superman o en Lex Luthor, es movido por la necesidad de llevar el bien a su pueblo.

EN BUSCA DEL SUPERHÉROE PERFECTO

Si Batman y Superman están tomando el papel de salvador en Gotham y Metrópolis, podría decirse que no hay necesidad de ningún Jesús. Por ello, a la vista de la película uno acaba preguntándose, ¿qué salvador pueden necesitar los ciudadanos de Gotham una vez que Batman impone justicia? ¿Y los habitantes de Metrópolis, cuando Superman vela por el bienestar del estado? Pero lo cierto es que hay tres grandes diferencias entre Jesús y ambos superhéroes por las que éstos últimos no pueden sustituirle.

La primera es que Jesús no vino a hacer justicia social, como si hacen tanto Batman como Superman. Jesús no vino a salvar a las personas de los peligros físicos como catástrofes naturales ni tampoco a eliminar a los delincuentes. Él vino precisamente a salvar a los pecadores, a esos delincuentes en cuya figura estamos todos representados, como ese ladrón que, crucificado junto a Jesús, salva su vida en el último momento. En ese sentido, la justicia de Dios no es como la justicia humana. La de Dios es una justicia redentora, puesto que mediante la fe nuestros males son eliminados.

Por otro lado, Jesús no tiene enemigo posible ni kryptonita que apacigüe su poder. A pesar de que la cultura popular tiende a situar al diablo como el poder contrario a Jesús, en este caso Satanás no es más que un ángel creado por Dios y en la Biblia se nos muestra como un personaje que le pide permiso a Él para actuar en lugar de ser una oposición en igualdad de condiciones.

Por último, Jesús no vino como hombre fuerte y admirable según los cánones humanos: no vino a restaurar con poder armamentístico, ni vino como un hombre musculoso ni invencible en su poder físico puesto que ′su aspecto no era atractivo y nada en su apariencia lo hacía deseable′ (Isaías 53:2). Los judíos pensaban que el mesías iba a ser una especie de Superman que los libraría del yugo romano, pero Jesús es mucho más que un Superman, porque vino a restaurar corazones y almas, y no tierra ni poder terrenal ni político.

Respecto a esto, es curioso que Superman haya sido creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, dos chicos judíos aficionados a la ciencia ficción, en 1938, puesto que por un lado estaban representando al mesías que su identidad judía en principio les debería impedir reflejar (puesto que los judíos no aceptan a Jesús como el verdadero mesías). Hasta tal punto supone este superhéroe una analogía de Jesús que incluso los padres de Superman se llamaban María y José en los primeros comics, a pesar de que más adelante los cambiaran a Martha y Jonathan, manteniendo aun así las iniciales. Por otro lado, con la figura de Superman, Siegel y Shuster estaban también representando el paradigma de mesías que los judíos esperaban que viniese a la Tierra: un gran luchador que con espada y poder restaurase el antiguo orden del rey David.

Pero ese mesías no es solamente el que los judíos esperaban. También la sociedad espera un redentor que, como Batman y Superman, instauren justicia a golpe de martillo, sobre todo a la luz de los acontecimientos sociales acaecidos en las últimas semanas. ¿Quién no querría un Superman en su vida que eliminase de raíz toda injusticia? ¿Y quién no querría un Batman que velase por la seguridad en su ciudad? Nosotros, ya en pleno siglo XXI, parecemos no haber comprendido todavía este precioso mensaje del evangelio, pues cuando pensamos en el salvador se nos viene a la mente más la figura de estos superhéroes que la del verdadero salvador, quien humildemente se hizo hombre para ser ejemplo y salvación de todos nosotros.

Entrelíneas

CINE Batman v Superman Escrito por Miguel Palomo el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 1813 visitas.


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!