Batman Begins: Regreso al mito

Barcelona, 13 de julio de 2005. ALFRED: ¿Por qué un murciélago, señor Wayne? WAYNE: Porque me dan miedo. Comparto así mi miedo con mis enemigos.
Escrito por .



Si le preguntas a cualquier persona de mi generación (tengo 25 años) qué reposición de serie norteamericana de las que emitían las mañanas, a principios de los 90 en la televisión autonómica, recuerda con más nitidez por las risas que le provocaba, te contestará casi sin dudarlo: Batman. Un Batman violeta, con una notable barriga, y un Robin que acompañaba cada expresión con la palabra ′santo...′; y al golpear a cualquier delincuente (maleante, mejor dicho), surgía de sus puños una enorme onomatopeya (¡PAM! ¡KNOCK!) que cubría toda la pantalla; todo aderezado con una música que nuestros padres en su época llamaron ′ye-yé′. Todo era bastante gracioso, la verdad. En el otro extremo, los que hemos crecido entre cómics, recordamos que el Batman de Bob Kane (que Frank Miller rescató del olvido) no era en absoluto gracioso. Ni él, ni su historia, ni la ciudad y la sociedad donde vivía.

Y es que el personaje es muy particular. En primer lugar, no tenía poderes como los de Superman o Lobezno; por extensión, su drama personal no se determina por su condición de hombre sobrenatural que no puede elegir usar sus habilidades no escogidas (caso de Spiderman o Hulk). Es por otro lado un ser solitario y multimillonario, ambas características juntas e inseparables que le permitía ′comprar′ poderes como: volar, saltar, camuflarse y repartir tortas considerables, además de dar miedo. Para terminar, parte del mito del hombre murciélago debe dar gracias a la ciudad de Gotham: una auténtica belleza y muestra de arte gótico en su arquitectura. Fría y corrupta para dar trabajo al héroe... ¿héroe? Una buena pregunta. Porque el paso de anti-héroe a superhéroe es un rasgo a destacar; y esto es algo inherente al personaje. De hecho, esto es lo que hizo resurgir al mito... pero hablaremos de ello un poco más tarde.

Recientemente ha aparecido en los cines la quinta entrega de las películas que se han realizado sobre él: Batman Begins, dirigida por el siempre interesante Christopher Nolan. Y es un buen momento para hablar de ella (de su mensaje), por una razón: es una película que habla sobre el origen del mito del cómic y de su principal dilema: decidir entre la justicia o la venganza. Y sorprendentemente, ha incorporado un elemento que todos intuíamos en las páginas del cómic y que el director ha utilizado como herramienta para un discurso con moraleja: el miedo. En una entrevista concedida a un periódico chileno, el director del film declara sobre Batman que "hay un vacío extremo en el personaje, una perturbación y una desolación en su personalidad que eran algo que quería plasmar en la película de manera creíble, porque un tipo tan traumatizado desde niño que ha vivido situaciones tan extremas no puede ser un simple ídolo de matiné, sino tener algo muy particular en su mirada". Esa perturbación a la que hace referencia es la causada por la muerte de sus padres a manos de un atracador, cuando Bruce Wayne, heredero del imperio económico de su idealista padre. Un padre que desea ante todo el bien para la ciudad de Gotham, cada vez más corrompida por los malvados gángsters y policías comprados que la pueblan. Hay en el cine de Christopher Nolan unas constantes que se repiten: el retorno a un pasado que nos permita comprender el presente; pero un retorno no de forma directa, sino que nos lleva de una situación a otra, hasta parecer que quiere jugar con nosotros. De ahí que sea un director que sabe muy bien cómo jugar con el orden cronológico de las historias que retrata. Le gusta avanzar unos cuantos pasos para regresar al principio. Esta forma de jugar con la trama se repite en toda su filmografía. Y en esta película están todos los detalles que conforman su modo de hacer cine; quizá con un aire más épico, debido a la grandeza de la ciudad y del mito. De hecho, parece la forma más adecuada de presentar el conflicto interno de un ser humano que pasa toda su vida dudando entre vengarse del asesino (no tanto del autor material como del corrupto que ha provocado que la gente se mate entre sí), o recurrir a la justicia (su justicia) para frenar el caos de la ciudad y de la depresión (a todos los niveles) por los que la misma pasa. Comprenderá finalmente que la justicia ha de estar por encima de la venganza, para no convertirse en aquello que odia.

Hasta tal punto le preocupa este conflicto que se plantea en ocasiones la pregunta: ¿Quién soy yo? Su complejo de culpabilidad está en constante lucha con su sentido de la responsabilidad: cree que pudo haber evitado el crimen contra sus padres. En la película además, está la sombra alargada del miedo. Bruce Wayne tiene que luchar contra su fobia a los murciélagos aceptándolos, convirtiéndose en uno más; utilizando el miedo a su favor. De hecho, el miedo que sea capaz de provocar, será su mejor arma para lograr la justicia. Me da la sensación de que parte de la moraleja está en ese miedo que en ocasiones que todos recordamos se han utilizado con fines políticos, y que ese uso del terror y del pánico frente a lo que no podemos controlar es al que quiere hacer frente Nolan en esta cinta. El primer villano al que hará frente Batman pretende provocar el pánico en la ciudad para que ésta se revele contra el desorden y se tome la justicia por su propia mano. Su fin es, en otras palabras, hacer a la gente esclava del miedo como último recurso para restablecer la paz. Batman parece ser el más indicado y el destinado a luchar contra esta plaga y salir airoso del intento. Se hará invisible, rápido, fuerte e ingenioso. En el año uno de su doble vida como millonario de día y superhéroe de noche, tendrá que detener al que quizá es su mayor enemigo, él mismo.

Resulta obvio que no somos Batman, ni vivimos en Gotham (aunque a veces lo parezca), pero tenemos al alcance una forma infalible de luchar contra el miedo y acercarnos a la justicia. Dejando a un lado nuestro rencor y nuestro egoísmo; en medio de nuestros traumas y peligros, los que hemos creído en aquel Jesús (no como un superhéroe sino como un auténtico salvador que no se inclinó por la venganza) sabemos que todo lo que nos acontece, nos fortalece y nos da paz (Romanos 8:28), en lugar de la gótica amargura y la oscuridad impenetrable del caos de Gotham.
Entrelíneas

CINE Batman Begins Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 2680 visitas y 1 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de dani

"no vale verga "

 Añadir al comentario de dani 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!