Banksy: Una obsesión por el capitalismo

Sevilla, 19 de diciembre de 2015. Banksy es probablemente el más famoso de los artistas del siglo XXI y sus obras suelen estar protagonizadas por ratas, niños o policías. Tiene, además, una fuerte obsesión con la sociedad capitalista que culminó este otoño con la apertura y cierre de su propio parque de atracciones en la ciudad costera de Weston-super-Mare (Reino Unido), al que llamó Dismaland, haciendo una clara referencia a Disneyland. La entrada a Dismaland estaba presidida por un castillo derruido que hacía referencia al famoso castillo presente en todas las producciones de Disney (empezando por su logotipo) y una sirenita desfigurada que muestra que en este tipo de parques todo lo que se ve, es engañoso.
Escrito por .



Banksy saltó a la fama mundial en 2005 cuando pintó en el muro de Gaza una serie de graffitis en los que se podían ver la silueta de un niño levantado por globos o una grieta que mostraba un paraíso tropical tras el muro. Banksy dejaba ver su visión más crítica de la sociedad con estas pinturas de las que se hicieron eco los periódicos y noticieros de todo el mundo, aunque ya era conocido por otros graffitis, como el de un manifestante lanzando un ramo de flores como si fuese un cóctel molotov (Flower Thrower, 2003) en Jerusalén o el de dos policías besándose (Kissing Coppers, 2004) en Brighton, Reino Unido.

Todo artista tiene sus obsesiones, y en el caso de Banksy éstas se manifiestan en una feroz crítica a la cultura de la guerra y a la sociedad capitalista. La primera gran crítica, referida a esa cultura de guerra, fue llevada a cabo con sus graffitis en Gaza. Y aunque muchas obras individuales ya se centraban en criticar también a la sociedad capitalista, todavía quedaba una gran obra crítica que abarcase al capitalismo por completo. Podemos ver pequeños ′ensayos′ de esta crítica en graffitis como el que nos muestra a un Jesús crucificado con bolsas de la compra colgando de sus manos (Consumer Jesus, 2004), obra dirigida especialmente a la época navideña en la que nos encontramos, extremadamente comercializada y dirigida a comprar amor, consumir caridad y adquirir artículos de lujo. Esta crítica de Banksy a la sociedad capitalista ha culminado finalmente con la creación de Dismaland, donde el artista británico ha mostrado la parte más cruda de sus obras y ha invitado a otros artistas a participar con sus propias aportaciones.

UN MUNDO DE CARTÓN-PIEDRA

Disneyland es precisamente la representación máxima del capitalismo para Banksy porque representa la cultura de un mundo ideal, perfecto e idílico, pero hecho de cartón-piedra, es decir: falso. No es la primera vez que Banksy se basa en la cultura popular para realizar sus obras: Mickey Mouse es un continuo referente, e incluso en una de sus obras aparece junto con Ronald McDonald, el payaso y mascota de la conocida cadena norteamericana de comida rápida, ambos de la mano de Kim Phuc, protagonista de la famosa foto realizada en 1972 durante un bombardeo en Vietnam y conocida como Napalm Girl, creando con todo ello un collage que presenta un esperpéntico reflejo de nuestra sociedad.

Otros cameos de Banksy con la crítica al capitalismo incluyen la realización del opening de un capítulo de Los Simpsons (capítulo 3 de la temporada 22), en el que se muestra a un incontable número de trabajadores surcoreanos, incluyendo niños, que dibujan las escenas de la familia Simpson en pésimas condiciones laborales. Esta crítica hace referencia a la polémica que surgió tras el estreno de la película de los Simpsons en 2007, en cuyos créditos aparecían una enorme cantidad de nombres asiáticos y que llevó a cuestionarse si Fox estaba utilizando esclavos asiáticos para realizar las animaciones. En realidad, la cadena había externalizado la producción de la serie a Corea del Sur buscando maximizar el beneficio, algo que no quedó libre de crítica y que muchos lo asocian con una esclavitud asiática moderna y legal que es llevada a cabo actualmente por los países ricos.

También en la película Exit Through the Gift Shop, dirigida en 2010 por el mismo Banksy, se cuenta implícitamente cómo el sistema capitalista acoge a los propios artistas y los convierte en objeto de deseo, aunque sus obras sean feroces críticas. Esa es, en resumidas cuentas, la historia de Thierry Guetta, en quien se descubre a lo largo de la cinta que la etiqueta de artista produce más beneficio económico que la obra de arte en sí misma. Esa sería, precisamente, la característica más peligrosa de la sociedad actual: que es capaz de acoger la crítica dirigida a ella misma y darle la vuelta para convertirla en un aliado. En definitiva, se pone en práctica ese refrán que afirma que ′si no puedes con ellos, únete a ellos′. Por eso, en tantos anuncios de la televisión en estos días nos animan a ser rebeldes mientras compramos tal o cual perfume o mientras nos vestimos de la marca de moda.

¿EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS?

Este mundo ideal de Disneyland, aparentemente perfecto pero falso en el fondo, es criticado por Banksy e identificado como uno de los resultados del capitalismo, pero lo cierto es que este mundo falso no es obra de un sistema político-económico concreto, sino que es fruto de la maldad en el corazón del hombre, puesto que, si así fuese, no habría maldad en otros sistemas político-económicos, como el comunismo o el marxismo. Sin embargo, la historia nos muestra que estos sistemas tampoco están exentos de maldad y distan de ser ideales. Por eso, por un lado Banksy se equivoca al trasladar el problema al ámbito político, puesto que no es en él donde se encuentra la enjundia del problema, pero da en el clavo con el trasfondo de la crítica que presenta.

Una de las obras de Banksy que trata estas cuestiones y que más me ha llamado siempre la atención es la del Consumer Jesus. Seguramente Banksy no tuvo en mente al Jesús histórico cuando realizó este graffiti y solamente tuvo presente al Jesús comercializado como imagen, como icono popular, pero lo cierto es que hay un contraste enorme entre el Jesús lleno de bolsas de compras, cómplice del consumismo feroz de estas fechas, y el Jesús que nos refleja la Biblia.

El Jesús de la Biblia nos muestra a una persona que no se identifica con los que mandan, con los altos cargos sumidos en la mentira, la corrupción moral y la búsqueda de poder, como era el caso de los Fariseos en el primer siglo. Estos dirigentes no se preocupaban por las necesidades ni físicas ni espirituales de las personas. Curiosamente, representaban también un mundo falso e ideal en el que simplemente por cumplir las leyes, uno sería digno de la salvación. Sin embargo, no habían comprendido la Palabra de Dios, que afirma que Dios mira el corazón de los hombres, que todos han pecado y necesitan de la redención y la salvación divina, a la cual no se llega por las cosas que hacemos (en definitiva, por ser buenos), sino por gracia. ¿Qué significa todo esto? Que la crítica de Banksy con su Consumer Jesus va en la línea de lo que muchos cristianos pensamos: que el consumismo feroz ha convertido la navidad (y la sociedad en general) en un falso escaparate que no refleja otra cosa que nuestras carencias más profundas, aquellas que sólo pueden ser llenadas por el Dios verdadero.

Entrelíneas

ARTE Banksy Escrito por Miguel Palomo el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 2136 visitas y 1 comentarios.


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de Bertol Bretch

"El marxismo no es un sistema político. Tampoco se ha llevado a cabo la implantación del comunismo en ningún país (los llamados países comunistas son en realidad socialistas, siendo el socialismo la fase intermedia entre el capitalismo y el comunismo), por tanto, no procede decir que en los sistemas comunistas no se ha eliminado la maldad del hombre. "

 Añadir al comentario de Bertol Bretch 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!