Isabel Coixet: Ayer no termina nunca

Barcelona, 11 de noviembre de 2013. A pesar de que había prometido una historia de ciencia ficción la última obra de Isabel Coixet es, en realidad, la historia de una pareja cualquiera que ha pasado al mismo tiempo por una tragedia personal y una crisis social. Es, de hecho, una historia como cualquiera de las que sobrecargan los hombros de todos nosotros y de la que sólo parece posible salir de forma sobrenatural.
Escrito por .



Isabel Coixet nació en Sant Adrià de Besós, Barcelona, y ha pasado a la historia del cine como la directora de películas como ′Mi vida sin mi′ o ′La vida secreta de las palabras′. El último guión de Isabel Coixet, después de varios años a la deriva, con 56 años cumplidos, es un trabajo especialmente personal.

No es una coincidencia que la pareja de ′Ayer no termina nunca′ la interpreten los mismos protagonistas de la película ′Torremolinos 73′: Javier Cámara y Candela Peña. ¡Esa pareja inspiró a Isabel Coixet originalmente y las iniciales de cada uno de ellos figuraban en el guión antes de que ellos mismos lo supiesen!

Una tragedia específica

La tragedia específica de esta misma pareja, que se reúne para trabajar diez años después, se va desvelando al espectador lentamente, en pequeños fragmentos, muchas veces contradictorios entre sí. A menudo parece que, al sucederse los pensamientos y los reproches en conflicto mutuo, lo que se busca es documentar cuánto nos cuesta exteriorizar la verdad de lo que pensamos.

′Lucharé por ti′, ′lucharé por ti′,… El eco fantasmal de las promesas que los amantes rompieron al abandonar la relación resuena de fondo como un quejido a lo largo de toda la película. ""Yo ya no sé lo que es normal"" -concluye el personaje de Candela. ""Si hace diez años nos hubieran anunciado lo que está pasando, hubiéramos pensado que era imposible… Todo puede pasar"" -añade la directora. ""Seguimos como nadando en la oscuridad y en la niebla"".

La directora sabía que la gente se pone nerviosa cuando les hablas de tus sentimientos. La película ha sido acusada de aburrida, de reducirse a dos personajes lanzándose reproches durante cien minutos, y en efecto ha pasado sin pena ni gloria por las taquillas. ""Existe en toda la película una especie de voluntad suicida de enseñarlo todo"" escribía Luis Martínez del diario El Mundo. ""Todo es intenso hasta el agotamiento"" escribía, por su lado, Carlos Boyero del diario El País.

El Festival de Málaga, sin embargo, se ha distanciado de la opinión más generalizada otorgándole 4 premios incluido el que ha recibido Candela Peña como mejor actriz -que también lo había ganado por ′Torremolinos 73′. ′La gente huye del dolor ajeno como de la peste′ dice con mucha razón el personaje de Candela.

Una tragedía social

Especialmente aquellos que hemos tenido la oportunidad de convivir con una pareja sabemos bien que, en un mundo en conflicto y crisis como el nuestro, tener la razón no es lo importante. En las distancias cortas lo que se espera es tener amor por encima de tener la razón o el conocimiento apropiado.

La película de Isabel Coixet pone de relieve especialmente que en una relación entre dos personas, entre dos seres humanos, que uno de los dos tenga la razón es algo muy insustancial. ′Tenemos demasiada información′ concluye la directora. Gracias a la crisis hablamos mucho más de lo que estábamos acostumbrados y sin embargo: ′¡no llegamos a ninguna conclusión!′.

′Lo que pasa es tan terrible que sólo una fuerza superior podría cambiarlo: una especie de torbellino, de regeneración moral que nos sacara de este marasmo′ -añadía la directora en una entrevista reciente. En la Biblia se describe detalladamente que el propósito de Dios es precisamente tener una relación de muy corta distancia con su pueblo. Espera casarse literalmente con su iglesia, ¿se puede imaginar relación más estrecha?

Una esperanza universal

La Biblia muestra también cómo Dios, a pesar de que sí ha probado tener la razón, sin embargo, pocas veces aprovecha esa ventaja en perjuicio de su amada. Asombra ver cómo trata Dios a su acobardado profeta Elías en el desierto (I Reyes 19) o a la equivocada mujer samaritana en Sicar (Evangelio de Juan 4).

′Ahora′ -escribía el apóstol Pablo a los creyentes de Corinto- ′vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido′ (I Corintios 13,12). La misma espesa niebla oculta la verdad a unos y a otros; y sin embargo, ¡oh maravilla!, el creyente aguarda tranquilo en la esperanza en aquel que le ha amado en su desnudez y ceguera. La esperanza en aquel que, además, ha demostrado poder redimirle del ayer, ya, ¡en el presente! ′El Señor viene pronto, sí, Señor, ven pronto′

CINE Isabel Coixet Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 2447 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!