Apocalypto: El Apocalypto de Mel Gibson

Madrid, 25 de octubre de 2008. Ya ha aparecido en DVD la nueva película de Mel Gibson. Su título, Apocalypto, evoca algo impreciso e inquietante, entre lo bíblico y lo catastrofista. Su visión es como una pesadilla, pero de una lucidez que espanta. Comienza con una cita de Will Durant: ′Una gran civilización no es conquistada desde fuera, hasta que no se ha destruido a sí misma desde dentro′. Ya que este intrépido acercamiento a la América precolombina, establece un paralelismo claro entre la desaparición del imperio maya y la decadencia de nuestra sociedad actual. Acaba con el mito ilustrado del buen salvaje, pero hace también un valiente diagnóstico de nuestra época.
Escrito por .



A un verdadero creador se le exige siempre un profundo compromiso con su arte y una clara independencia de la industria, que no merme su capacidad comunicadora. La crítica suele admirar por lo tanto a aquel que manteniendo su carácter, es fiel a sí mismo y a su obra, aunque claramente se mueva contracorriente. El autor de El hombre sin rostro (1993) y La Pasión de Cristo (2004) cumple sobradamente todos estos requerimientos. Tiene una trayectoria tan personal que opera al margen de los grandes estudios de Hollywood, siguiendo sus propios intereses, pero a pesar de todo logra conectar con el gran público. Ha conseguido de hecho demoler uno de los más grandes mitos de la distribución cinematográfica: que es posible hacer abarrotar los cines con una película hablada en una lengua desconocida, con todas las copias en versión original subtitulada, prescindiendo de todo doblaje...

A pesar de todo ello, es evidente que Gibson no es precisamente alguien popular entre los aficionados al cine. Aunque su carrera como actor se halla vinculada al peor cine comercial norteamericano (la serie Arma Letal), la industria lo odia también por su independencia. Probablemente no haya alguien más aborrecido en Hollywood que él. Su problema es básicamente de imagen. Es alguien que resulta siempre excesivo, cuyas jactanciosas declaraciones suelen ser el colmo de lo políticamente incorrecto. Lo mismo suena antisemita u homófobo, que mantiene un catolicismo fanático, cuya defensa de la familia se da de patadas con sus problemas con el alcohol y unas películas extremadamente violentas. Todo en él resulta extraño y grotesco, por un lado repulsivo, pero al mismo tiempo incomprensiblemente hechizante…

EL OCASO DE UNA CIVILIZACIÓN

La recreación que Gibson hace de la cultura maya sorprende por su extraordinaria violencia. El cuadro que hace de la opresión y lucha entre las diferentes tribus muestra una sociedad dividida, mucho antes de la conquista española. La realidad de esta religión basada en los sacrificios humanos, resulta repugnante al espectador que se siente agredido ante la visión de estos rituales, que incluía en ocasiones la extracción de corazón, como se ve en la película. La obsesión del director norteamericano (nacido en Nueva York, aunque muchos se empeñen en hacerle australiano, ya que ha vivido allí mucho tiempo) pasa siempre por esos primeros planos sangrientos de recreación en cortes, incisiones, extirpaciones, decapitaciones y hemorragias en sifón, que nos hacen dudar si a este paso va a acabar poniendo una casqueria o una academia de idiomas (dada su afición a los idiomas originales desconocidos)...

Esta cruda visión de la civilización maya ha despertado por supuesto las críticas de los defensores del indigenismo americano. Aquellos que se consideran descendientes de los antiguos mayas han pedido a los gobiernos de México y Guatemala que censure la película por su racismo. Le acusan de satanizar su cultura, silenciando su capacidad artística y científica. Otros por supuesto le intentan defender, pretendiendo que ha intentado hacer sólo un espectáculo de acción, propio de una película de aventuras. Ambos parecen ignorar el verdadero propósito de Gibson. Su intención no es hacer un estudio antropológico de la cultura maya, sino hablar de nuestra sociedad. Aunque es evidente que se ha documentado, como demuestran las citas del libro sagrado Popul Vuh, siempre habrá algún estudioso que nos recuerde que el penacho del gran sacerdote no era de plumas de garza, sino de abubilla. El cuadro sin embargo resulta en general bastante verosímil…

EL HORROR DE UNA PESADILLA

Apocalypto nos traslada al ocaso de la civilización maya, inmersa en una orgía de sangre y muerte. Es una historia situada ya en el crepúsculo de una cultura, que se acerca a su final. Nos habla de una sociedad como la americana, que desaparece, no porque alguien la ataque. Puesto que no son suicidas con bombas, ni armas nucleares, los que destruyen una cultura, sino que sus enfermedades son los males que acaban con ella desde dentro, como si la golpeará una mano invisible. Antiguas profecías parecen anunciarlo. De nada sirven los discursos ilustrados sobre la bondad innata del hombre, porque no queda aquí ni rastro del buen salvaje de Rosseau. Este es un mundo siniestro, lleno de dolor y violencia, dominado por el pathos de una angustia inconsolable…

De principio a fin, Apocalypto es una película sobre el miedo. Como toda pesadilla, parte del temor a perder algo o alguien que queremos. Los miedos que nos persiguen, nos atacan y presagian un futuro de pérdida, destrucción y fracaso. Ese temor que nos paraliza y domina, basa sin embargo su poder en nuestro sometimiento a él. Ya que ′el miedo es una enfermedad, que corroe el alma de cualquiera que esté infectada por ella′, como le dice a Garra de Jaguar su padre, cuando le advierte que el miedo puede arruinar su vida. Ésta es por eso una obra valiente…

DESTRUIRSE DESDE DENTRO

La frase de Durant (1885-1988), un reconocido filósofo e historiador norteamericano, viene de su Historia de la Civilización. En ella ve Gibson el ocaso de Occidente, destruyéndose desde dentro por el materialismo y la agresión del hombre contra si mismo. Llama por eso a superar nuestros miedos y defender los valores que él cree importantes desde su tradicional catolicismo, como es la familia y el orden. ′La nostalgia de la barbarie es la última palabra de cada civilización′, decía Cioran. Su escepticismo sin embargo es tan injustificado como el conservadurismo de Gibson. El nihilismo no nos librará de nuestros terrores, pero tampoco la fe de los conquistadores...

La esperanza del mensaje cristiano está en que ante el reconocimiento de esa realidad dura y cruel del ser humano, por la que ′no hay justo ni aun uno′ (Romanos 3:10). La humanidad no debe esperar nada de sí misma, pero lo puede esperar todo de Dios. El ha irrumpido en nuestra Historia, no como los conquistadores, sino con el poder de su Palabra y su Espíritu. El sacrificio de Cristo ha hecho inútil cualquier otro sacrificio (Hebreos 10). Su sangre es capaz de limpiarnos de toda maldad. Dios nos da así un nuevo corazón por una operación, que no es una extirpación brutal, sino un corazón trasplantado por su Espíritu, que nos da vida nueva. Nuestra esperanza no está por lo tanto en la bondad del hombre, sino en el Dios que nos ha prometido ′cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia′ (2 Pedro 3:13).
Entrelíneas

CINE Apocalypto Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 11190 visitas y 1 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de ROBERTO

"Muy buena pelicula un gran trabajo del director , con respecto al reparto de actores , muy bueno pero lo que hay que destacar es sin dudas a ( RAOUL TRUJILLO QUE ESTA PELICULA Y EN ESTE PAPEL ES ALGO PERO REALMENTE ESPECTACULAR UNA ESPECIE DE YOUL BRINER MODERNO )"

 Añadir al comentario de ROBERTO 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!