Antony and the Johnsons: La resolución del conflicto

Barcelona, 16 de marzo de 2011. La profunda y temblorosa voz de crooner del transgénero Antony Hegarty, afinada en algún lugar indefinido entre la voz de un hombre blanco y la voz de una mujer negra, irrumpió en 1998 como un insólito fenómeno de la industria discográfica. Su música sensible y dramática no ha dejado desde entonces de evocar delicadamente mundos caídos en desgracia donde no puede ser más evidente la necesidad de redención. En "Hope there-s someone" Antony se enfrenta al miedo a la muerte cantando una impresionante confesión: "¿Cómo podré dormir por la noche? / No quiero ser a quien abandonen allí, dejado allí / Espero que haya alguien que cuide de mi / cuando muera, cuando me vaya"
Escrito por .



Antony Hegarty nació en Sussex, Inglaterra, en 1971. Sus padres, con quienes recuerda haber pasado los años más felices de su vida, se trasladaron a Amsterdam cuando él cumplió los seis años y a San José, California, cuando cumplió los diez. Tras una adolescencia propia de un aficionado a Boy George o Marc Almond, aburrido de su educación católica y de sus actuaciones en la iglesia, se trasladó con diecinueve años a New York para estudiar teatro en el Experimental Theatre Wing de la New York University.

Inspirado por el arte underground del centro de la ciudad, formó parte del grupo de performance Blacklips y se dedicó a transformar bodegas fétidas e iglesias profanadas en su escenario habitual hasta que, como protegido de Lou Reed, comenzó una carrera comercial con su grupo Antony and the Johnsons. "Ser un artista a ese nivel" -declaraba acerca de sus primeras performances en New York- "implicaba que nadie te pagaba ni te iba a ver. Ahora me pagan y hay gente que escucha; benditos sean, ellos pagan mi apartamento, pero no es lo mismo".

Antony ha elegido conpartir el apartamento con sus gatos justo en Manhattan, el distrito más caro de todos los Estados Unidos, por lo que no es sorprendente su conflicto interno. "Odio la idea de servir al capitalismo, ayudando a llevar la música a la industria" -añadía-. "¿Soy un éxito porque cientos de personas compran lo que les vendo?, ¿es de eso de lo que va todo? Sé lo que estoy cogiendo de la tierra y cuántas toneladas de carbón estamos produciendo. ¿Qué es lo que estoy dándole a cambio?, ¿qué es lo que merece la pena de eso? Estaba paseando por Madrid esta mañana y pensando que es un hecho propio de la especie humana. Es todo gracias al capitalismo y al catolicismo -o quizás debería decir del monoteísmo patriarcal. ¿Por qué tenemos que estar en una evolución constante?, ¿perpetuamente cambiando?. ¿Por qué no estabilizarse, equilibrarse, mantener lo sostenible?".

EL CONFLICTO RESOLUBLE

Antony Hegarty vive en una constante dualidad expresada de muy diferentes formas: el capitalismo y la justicia social, el masculino y el femenino, Europa y América, el bien y el mal, la decadencia y la elevación, la alegría y el desamparo se cruzan constantemente en sus canciones y entrevistas. En su desesperada búsqueda de una identidad Antony puede ser alternativamente un chico o un pájaro pero nunca una persona completa; soñar con ser un ángel pero -como canta en su disco debut- descubrir a Hitler en su corazón.

Oyéndole hablar queda claro lo que anhela: el fin de la tragedia, el fin de la atrocidad. No obstante deja lugar a dudas sobre lo que realmente cree que le ayudará a conseguirlo cuando defiende alternativamente la conciliación y la exterminación de los opuestos que protagonizan ese conflicto.

Defensor de lo que él denomina la "perspectiva femenina" insiste en que "Jesús era una chica -o debería serlo, cuando reaparezca. Mi canción "Holy Mountain" es sobre un Jesús femenino que nace en Afganistán dentro de 70 años, con los océanos rodeándolo todo, la raza humana en extinción y quedando sólo algunos perros y ciervos. La otra noche en mi actuación comencé a hablar de Benazir Bhutto. ¿Por qué se quitó la vida? A John Lennon se le presta mucha más atención, pero ¿tenía él tanta santidad?. Ella fue una Juana de Arco, ella volvió a Pakistán para salvar a su país, aun sabiendo que sería asesinada."

Benazir Bhutto dirigió el Partido Popular de Pakistán y fue asesinada el 27 de diciembre de 2007, después de una manifestación en Rawalpindi, dos semanas antes de la fecha de elecciones donde lideraba la candidatura de la oposición. Su perfil no encaja demasiado con el de Jesús sin embargo Antony no puede dejar de destacar las similitudes. En realidad Antony acostumbra a asignar carácter divino a las personas a las que admira a nivel artístico o político. "Creo que voy a escribir un disco sobre Benazir" -continuaba diciendo Antony-, "lo siento como se va cocinando en mi. Esa es la razón por la que estoy evangelizando. No soy cristiano pero estoy preparado para alabar a Jesús si es una chica, y todos los líderes del mundo deberían hacer lo mismo".

LA RESOLUCIÓN INMINENTE

En la canción titulada Rapture, con un precioso telón de fondo tejido con piano, arpa y flauta, todo en el mundo, nuestros sentidos, nuestros seres queridos, todo lo que tiene para nosotros algún valor, cae de forma inevitable para fundirse en la tierra. Al final de la canción, como cuando después de mucho penar el marinero avista tierra, no sabe muy bien si alucinado o no, Antony ve entre lágrimas la inminencia del fin del mundo. Todo lo que parecía caer, es ahora elevado y arrebatado por Dios. "¿Es esto el arrebatamiento?" -se pregunta en la canción- "dime que esto es el arrebatamiento / oh padre nuestro que estás en los cielos / tuyos sean el reino, el poder y la gloria / ahora y para siempre".

Canciones como "Everything is new" o "Another World" nos permiten conocer a una persona excepcionalmente honesta y transparente que -como dice el apóstol Pablo- gime a una juntamente con la naturaleza, como si tuviese dolores de parto, por esa nostalgia de la redención. "Necesito otro lugar / donde haya paz / necesito otro mundo / este está a punto de acabarse" -canta él en "Another World".

En la Biblia Dios dice que no se mantiene al margen de ese sufrimiento y efectivamente promete que pronto hará nuevas todas las cosas. Pero también promete hacerlo exclusivamente para aquellos que no se avergüenzan de su hijo Jesús. Sabemos, no sólo por la Biblia, sino también por los historiadores de la época, que cuando Jesús recorría las calles de lo que ahora es Israel y Palestina, ciertamente era menospreciado por muchos al no encajar con las expectativas que se hacían previamente de él: "¿De Nazaret puede salir algo bueno?" (Juan 1,46) -se decían entre sí. Él, sin embargo, prometió volver no en la misma condición que había escogido para ofrecerse en sacrificio, sino como rey. El apóstol Juan lo describe en el último libro de la Biblia montado a caballo, armado con una espada y sus vestiduras cubiertas de sangre. Ese día, ese terrible día de la ira, dice Jesús en los evangelios que, estando dos durmiendo juntos, uno será arrebatado y el otro dejado (Mateo 24)

"Entonces -escribe el apóstol Juan en Apocalipsis- vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: el Verbo de Dios. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de Señores. Y ví a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes." (Apocalipsis 19, 11-18)

Aquellos que sufrimos, y vemos sufrir la aflicción en este mundo, sabemos que no es gratuito que esperemos ese regreso...
El Señor viene pronto. Sí, Señor Jesús, ven pronto.

MÚSICA Antony and the Johnsons Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 3826 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!